Realización de rallies y otras celebraciones

Con carácter general esta prohibido en el monte y la franja de 400 metros que lo rodea, la celebración de rallies y cualquier otro tipo de pruebas, espectáculos y eventos con vehículos a motor.

EXCEPCIONES:

  • Se podrá autorizar la celebración de pruebas deportivas tradicionales por pistas forestales.
  • Para ello se deberá solicitar a la Delegación Territorial, quien lo autorizará previo informe favorable del Servicio Territorial, estableciendo las medidas preventivas a adoptar ante el riesgo de incendios forestales.
    En la solicitud de autorización, el organizador deberá acreditar que se cumple lo exigido por la Ley 43/2003, en su artículo 54 bis.2: adecuación del vial, la correcta señalización del acceso, la aceptación por los titulares, la asunción del mantenimiento y de la responsabilidad civil.
    El organizador deberá contar con un seguro que cubra los posibles daños, así como acreditar el depósito de un aval económico, cuya cuantía será determinada en la propia autorización, como garantía de la reparación de los daños que la realización del evento pudiera ocasionar al monte.

La circulación de vehículos a motor por el monte se regula según lo dispuesto en el artículo 60.4 de la Ley 3/2009, de 6 de abril, de Montes de Castilla y León y lo dispuesto en el artículo 54 bis 2. de la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes

Más información, en la sección "Regulación de uso del fuego" del sitio web de la Junta de Castilla y León.

 

Texto Resto Año: 

Con carácter general esta prohibido en el monte y la franja de 400 metros la celebración de rallies y cualquier otro tipo de pruebas, espectáculos y eventos con vehículos a motor.

EXCEPCIONES:

  • Se podrá autorizar la celebración de pruebas deportivas tradicionales por pistas forestales.
  • Para ello se deberá solicitar a la Delegación Territorial, quien lo autorizará previo informe favorable del Servicio Territorial, estableciendo las medidas preventivas a adoptar ante el riesgo de incendios forestales.
    En la solicitud de autorización el organizador deberá acreditar que se cumple lo exigido por la Ley 43/2003, en su artículo 54 bis.2: adecuación del vial, la correcta señalización del acceso, la aceptación por los titulares, la asunción del mantenimiento y de la responsabilidad civil.
    El organizador deberá contar con un seguro que cubra los posibles daños, así como acreditar el depósito de un aval económico, cuya cuantía será determinada en la propia autorización, como garantía de la reparación de los daños que la realización del evento pudiera ocasionar al monte.

La circulación de vehículos a motor por el monte se regula según lo dispuesto en el artículo 60.4 de la Ley 3/2009, de 6 de abril, de Montes de Castilla y León y lo dispuesto en el artículo 54 bis 2. de la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes

Más información, en la sección "Regulación de uso del fuego" del sitio web de la Junta de Castilla y León.

 

Estado: 
Riesgo Alto